Llegó la ola de calor. Atención para nuestro cuidador

Pareja de mayores tomando el sol en la playa

«El cuerpo a veces manda señales que no son fáciles de entender, no sudamos, no tenemos sed, pero podemos estar empezando a estar deshidratados» nos indica uno de nuestros cuidadores. Así que hemos pensado recordar las medidas básicas.

El agua nuestra gran aliada

El golpe de calor o la deshidratación no siempre avisa o somos conscientes hasta que no aparecen los primeros síntomas: dolores de cabeza, sensación de debilidad, mareos.. a veces esto ya se desarrolla de forma súbita ( entre una a seis horas) si no lo detenemos antes . Entonces es donde los efectos negativos podrían ser mucho más perjudiciales.

Recordaremos por recomendación de nuestros cuidadores de ayuda a domicilio, una serie de consejos que por ser básicos y elementales no dejan de ser imprescindibles y deben de formar parte de nuestro día a día. Todos los que trabajan cuidando a nuestros mayores son conscientes de ello, ya que es imprescindible para evitar males mayores.

Uno de los primeros consejos es evitar las horas de mayor calor, entre las 12:00 y las 17:00 . Es algo básico sí pero nuestros cuidadores saben que a veces nuestros mayores, precisamente es cuando más activos están, y es difícil retenerlos, así que lo acompañaremos de otras medidas:

Vestimenta

Así mismo la vestimenta es importante. Si favorecemos con prendas ligeras, estamos ayudando a que la pérdida de líquido sea menor, pero la pérdida existe. Prendas de algodón o lino nos indican nuestros auxiliares son las más cómodas para ellos así que también para nuestros mayores.

Hidratarse y favorecer la transpiración

Ojo con la vestimenta, sí, transpirable que no acumule sudor. Pero : “si algunos no sudan”, nos comenta un auxiliar de ayuda a domicilio, que es familiar y que hace las tareas de cuidador. Cierto puede que algunos apenas suden, pero eso no es señal de que no pierdan líquido o que NO necesiten beber. Imprescindible marcarle una pauta para que beban mucho líquido, agua preferiblemente , evitar los líquidos demasiado calientes o fríos ya que estos les pueden ocasionar otro tipo de molestias. Recordar beber cada cierto tiempo es imprescindible.

Otra de las medidas imprescindibles es tomar fruta fresca, eso les ayuda a mantener la hidratación. Aprovechad la época del verano con esa fruta que apetece nada más mirarla, y dotad a nuestros mayores de ese aporte extra de líquido que le son imprescindible en esta época del año. Si la mostráis apetitosa se la tomarán con los beneficios que ello conlleva. Mostrar en lugar de preguntar puede ser una buena táctica.

Toma fruta de temporada. Refresca e hidrata

Y cuando hablamos de hidratación tenemos que tener en cuenta la hidratación externa, ¡¡¡sí !! la ayuda de cremas , ya que la pérdida de agua hace que la piel esté más seca y un aporte extra de crema es un requisito importante. Un pequeño masaje en la aplicación de la crema les encanta y les hidrata muchísimo dicen nuestros cuidadores de ayuda a domicilio.

Ventilación y control de la tensión

Una casa fresca es una casa acogedora, ventilar por la tarde noche cuando refresca algo, mantener el aire acondicionado entre 22 y 24º grados, y el uso de humidificador es muy importante ya que evita que se reseque el ambiente.

Y por último nos apunta María del Mar Sánchez, enfermera del centro de día y residencia para Gravemente Afectados de FAAM, vigilar la tensión arterial » El calor también altera la tensión, por ello, vigilarla periódicamente ayuda aprevenir efectos negativos en los ancianos»

¿Qué pautas además de estas soléis tener como estrategias? Prevenir es mejor que curar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *