Características que debe tener un buen cuidador de personas mayores

¿El cuidador nace o se hace? Es la primera pregunta que nos hacemos todos y la respuesta nos la dan nuestros mayores cuando le sondeamos.

La vocación, el gran aliado de nuestros adultos

¿Cómo me gustaría que me cuidaran? Se pregunta el propio cuidador de personas mayores. Ponerse en el lugar de los demás es fundamental y para ello se requiere habilidades y aptitudes. La primera toma de contacto, el feeling entre cuidador y nuestra persona mayor atendida es primordial. Luego vienen las añadiduras no menos importantes, que dependerán de las necesidades que requiere la persona dependiente, siendo tratada con las siguientes características: conocimientos prácticos, comprensión y habilidades emocionales. El buen cuidador no se hace, nace, pero también se forma para un mejor desarrollo de sus potenciales habilidades, lo que a su vez les facilita encontrar empleo.

Qué habilidades se buscan en un cuidador

Para definir las características del cuidador le hemos preguntado a nuestros adultos mayores y esto es lo que nos han comentado:

  • Saber hacer: entienden qué necesitamos sin decirlo.

Es la capacidad de observación y analizar el entorno. Los cuidadores deben ser observadores, analizar los obstáculos que se les presentan a nuestros mayores, las barreras arquitectónicas, sus necesidades en función de la edad, ya que muchas veces no quieren manifestarlas por no ser una carga.

  • Nos entienden, no muestran prisas al escucharnos y prestan atención.

Aquí nuestros ancianos nos están haciendo dos observaciones. Por un lado las habilidades de comunicación. La capacidad de transmitir, de comunicar son importantes, de saber escuchar, de prestar atención a los detalles, de transmitir. Pero nuestros mayores aquí también nos están nombrando las habilidades emocionales. El equilibrio, la calma, el autocontrol, el saber estar y ser.

La positividad realista. Nuestros usuarios nos narran como necesitan y les gusta ser escuchados con buena actitud pero sin fantasear con un resultado que no va a llegar. Les gustan que sean prácticos, resolutivos, enfocados en la solución y no se regodeen en el problema. Serviciales pero prácticos, orientados . Y alegres, una cualidad que a ellos les cambia el día. Los mayores reciben alegría, y una nueva actitud cuando los cuidadores llegan, se les ilumina la cara y el día tiene otro matiz. La sonrisa es un requisito imprescindible pero esta sólo traspasa cuando es verdadera. La resiliencia es un factor muy recomendable, ¿recordáis nuestro artículo?

Y para vosotros ¿qué es lo principal de un cuidador? ¿consideráis que sólo con la formación es válida?. Esperamos vuestras opiniones.