3 errores a evitar en el cuidado de ancianos

3 errores a evitar en el cuidado de ancianos

¡Nuestros cuidadores hablan!

Si bien es cierto que hemos hablado de las cualidades o aptitutes que debe tener un cuidador de nuestros mayores, también es necesario mencionar los errores que no deben cometer.

1.- Impaciencia

Tener como objetivo la lista de tareas en el tiempo que se debe realizar, en lugar de tener en cuenta las características del usuario al que estamos tratando. ¡Ay las prisas!

El cuidador vive en continuo estrés y la lista de tareas parece imposible de cumplir, eso puede llevar a centrarse en las mismas y no en la persona. Cada persona necesita su tiempo para la realización de sus rutinas. Cada día nos levantamos con un ritmo diferente y las prisas no son buenas con consejeras.

Cuando estamos centrados en la lista de tareas y/ o en el tiempo y no centrados en la persona perdemos de vista lo más importante: la calidad de la relación. El usuario se siente un engorro, un número, una carga y aunque ésta no sea la percepción del cuidador es lo que trasmite en su labor.

Por lo tanto no debemos olvidar que cada día es diferente, que cada instante es único y que nosotros también estamos condicionados por nuestro entorno. Enfoquémonos en el momento, no nos marquemos hora.

Respetemos el ritmo de cada uno, démosle su espacio y su tiempo

2.- Condescendencia

Limitar la autonomía del mayor.

Nosotros terminamos la frase por él » es que se atasca y tarda más», pero no sólo eso; es también hacer las cosas por él bien por fruto de la impaciencia, por terminar antes, pero también por temor a que no termine.

Es un error muy común terminar las frases por ellos, hacer las cosas por ellos. Si las tareas que aún pueden realizar, aunque sea a su ritmo, se las hacemos nosotros, ¿qué le dejamos a ellos?.

Quitarles su autonomía, simplemente porque nosotros lo hacemos más rápido no contribuye en absoluto a un mantenimiento o mejora de sus actividades motoras y de su necesaria mantenimiento personal. Recordad la importancia de mantener el nivel de actividad de las personas mayores que tratábamos en un artículo anterior.

Una mal entendida empatía puede causar más estragos que beneficios a nuestros adultos mayores. Ellos son conscientes, no los limitemos.

3.- No prestar atención a sus quejas

Un error muy común es entender que las quejas que manifiesta son parte de la edad, nos olvidamos que escuchar también forma parte de la empatía al adulto mayor.

Si bien es cierto que cada edad tiene su patología, propia de la misma y que ésta no va a mejorar, también lo es el hecho de que hay terapias o medicación que pueden ayudarles a hacerles dichos síntomas más livianos. O inclusive que prestar atención a los mismos nos puede indicar los indicios de una patología que no es propia de la edad y ante la cual se debe actuar y adoptar medidas

Y vosotros ¿qué pensáis? ¿ Como cuidadores qué consideráis que debéis mejorar?¿tenéis suficiente información o solventáis la misma buscando en internet? Esperamos vuestras opiniones, hacédnosla llegar.