Nuestros mayores en sillas de ruedas

Acompañamiento a domicilio de señora en silla de ruedas

Seguimos con el tema de las deambulaciones con nuestros mayores. Nos dirigimos a la cuidadora Raquel Raquel Tejera Heredia, enfermera de profesión, quien actualmente es una de las profesionales que forman parte del equipo de la Residencia para gravemente afectados que FAAM gestiona en Almería. Ella no duda en instruirnos al respecto. Con su gran profesionalidad nos facilita pequeñas pautas que hacen la comprensión de como actuar aún más fácil.

Previamente a la deambulación nos recuerda el primer paso básico. En primer lugar nos indica pacientemente que antes de nada debemos desplegar la silla, empujando los laterales de la silla hacia afuera con las palmas de las manos.

Luego procedemos al traslado. Cómo le preguntamos, y nos sonríe, «a ver os lo explico paso por paso», nos dice con su paciencia infinita. Os lo traslado como me lo indica nuestra coordinadora del centro .

Deambulación en silla ruedas

En primer lugar nos colocaremos en la parte posterior de la silla de ruedas, teniendo en cuenta que siempre es mejor empujar que tirar. Cierto, sabio consejo, a veces no somos conscientes de cosas elementales.

Seguidamente aprovecharemos el peso de nuestro cuerpo para contrarrestar la fuerza de la silla de ruedas.

Al encontrar escalones o bordillos, los subiremos elevando las ruedas delanteras hasta vencer el desnivel. A continuación, aproximaremos las ruedas traseras al mismo y subiremos la silla, levantando las ruedas traseras.

Ahora bajaremos los escalones o bordillos, inclinando la silla de ruedas y levantando las ruedas delanteras, descenderemos simultáneamente con las dos ruedas traseras y apoyaremos en el suelo las ruedas delanteras.

•  Descenderemos las rampas caminando de espaldas y con la silla de ruedas también de espaldas a la pendiente.

•  Ascenderemos las rampas procediendo del mismo modo que si circulásemos en plano

¿Y hay algún consejo que nos puedas dar para enderezarlos en la silla de ruedas?

Enderezamiento de nuestros mayores por los cuidadores en la silla de ruedas

•  Retirar los reposapiés y accionar el freno de la silla de ruedas.

•  Solicitar a la persona dependiente que apoye los pies en el suelo.

•  Situarse detrás de la silla, mirando la espalda de la persona dependiente y colocando una pierna ligeramente más adelantada que la otra.

•  Cruzaremos los brazos de la persona dependiente a la altura de su abdomen.

•  Pasaremos nuestros brazos por debajo de las axilas de la persona dependiente y por encima de sus brazos.

•  Solicitaremos a la persona dependiente que incline el tronco hacia delante y realizaremos un movimiento de levantamiento y de aproximación hacia nosotros para recolocar a la persona dependiente en el asiento de la silla.