¿Sabes cómo tratar a una personas con discapacidad?

María Jesús Mata, vicepresidenta de Relaciones Institucionales y Protocolo de FAAM

Antes de nada os invito a hacer unas breves reflexiones: ¿La discapacidad es una limitación o una característica? ¿Es igual una persona con discapacidad visual que una persona con discapacidad auditiva?. ¿Se sienten igual una persona alta que una baja?

Si nos encontramos con una persona con capacidades diferentes, debemos pensar que es una persona, con sus características, limitaciones y por supuesto no hay que olvidar sus virtudes. Debemos acercarnos a él/ella sin miedo, sabiendo en cada momento cómo debemos de hacerlo. Comprender la forma de entender un mundo diferente al tuyo, sin ningún trato especial, puede ser una tarea complicada pero con la sensibilidad suficiente conseguirás conocer a personas realmente estupendas.

Es por eso que hoy me gustaría daros algunas sugerencias, sobre el trato a las personas con discapacidad, que aunque parecen de sentido común no siempre se hacen:

  • Ofrecer nuestra ayuda sólo si la persona parece necesitarla.
  • En compañía de alguien que camina despacio y/o utiliza muletas, ajustar nuestro paso al suyo.
  • Si desconocemos el manejo de alguna ayuda técnica, preguntar cómo podemos echar una mano.
  • Para hablar con una persona en silla de ruedas, siempre que sea posible, situarnos de frente, a su misma altura.
  • Dirigirnos directamente a la persona con discapacidad, nunca a su acompañante.
  • Preguntar antes de ayudar.
  • No dar por sentado que necesita ayuda.
  • No subestimar ni prejuzgar a las personas con discapacidad.
  • Dejar que hagan por sí mismas todo lo que ellas puedan hacer.
  • Que ellas/os marquen el ritmo evitando ponerlas nerviosas.
  • No decidir por ellas su participación en cualquier actividad.
  • Actuar en todo momento con naturalidad.
  • Preguntar cómo podemos qué podemos hacer antes de actuar.
  • Evitar el sobreproteccionismo Finalmente me gustaría hacer referencia a que las personas, con independencia de poseer una discapacidad, somos personas, todas somos diferentes y nadie está exento de adquirir una discapacidad en cualquier momento de su vida, por eso cuanta más empatía tengamos con la discapacidad siempre nos será de provecho.

En definitiva, se trata de tratar a los demás, como nos gusta que nos traten a nosotros.