Cómo detectar si una persona mayor es víctima de maltrato

Elisabet Campos Moragón. Coordinadora Centro de Día FAAM

Toma de Conciencia sobre el Abuso y Maltrato al Mayor.

Medios de comunicación, prensa , radio, televisión, la sociedad en conjunto cuando habla de maltrato o abuso pensamos inmediatamente en mujeres y niños. Por desgracia el abuso y maltrato también lo sufren las Personas Mayores , aunque esté más silenciado. Por ello, para evitar el silencio de estas situaciones, desde los centros de Faam se trabaja informando para defender los derechos de los mayores, alzar la voz y evitar así abusos a un colectivo vulnerable.

Hablamos de maltrato o abuso a personas mayores pero no llegamos a ver el alcance y mucho menos pensar que el problema va mas allá de las relaciones familiares. Está presente en diferentes contextos. Así podemos hablar de:

Abuso Físico: inflingir incomodidad física, dolor o lesión puede ser de forma directa o indirecta: golpes, puñetazos, cortes, ataduras, falta de pelo, bofetones, pinchazos , empujones…se identificapor heridas faciales, marcas de dedos, irritaciones debidas a la orina. Sus efectos psicologicos son : angustia y resistencia extrema hasta encogerse de miedo.

Dentro de abuso físico se encuentra el abuso sexual, actuaciones sin consentimiento, la burla o una actitud peyorativa de la sociedad frente al tema.

Abuso Psicológico: gritos, insultos, amenazas, ignorarlo, aislarlo, excluirlo de los eventos importantes … se identifica a través de la falta de actitud dialógica, silencios, recluirlo en una habitación, ataque verbal, sobrecarga de tareas domésticas, exclusión de decisiones familiares, obstaculización de espacios y horarios de descanso.

Abuso Financiero : se denomina también abuso material o abuso a la propiedad , involucra el mal uso del dinero o propiedad. Por ejemplo Hurto de dinero o posesiones, forzando una firma en cheques o documentos legales, empleando mal un poder de abogado y forzando o engañando a un adulto mayor a vender o regalar su propiedad. Se identifica a través de malversación de propiedades, dinero, robo, ingreso forzado en una residencia, dependencia económica, explotación , uso ilegal de los recursos del mayor al cobrar pensiones, falsificación de documentos, desaparición de documentos, chantaje económico, expulsión del hogar…

Maltrato estructural: está formado por las condiciones sociales, económicas y políticas que constituyen el contexto en que se encuentran las personas mayores y en las cuales existen vacíos en cuanto a legislación. Ej. Jubilaciones y pensiones insuficientes, actitud política de desinterés hacia las personas mayores, falta de mecanismos de control, políticas que desconocen las necesidades de las personas mayores, ubicación en las prioridades de distribución de recursos – las personas mayores están en último lugar – desconocimiento del papel y aporte de las personas mayores en la historia del país…

El abandono es la omisión del cuidador para satisfacer las necesidades de un adulto que es incapaz de atender sus propias necesidades. Incluye comportamientos como por ej. Negar alimentos, agua, medicación , tratamiento médico, terapia, ayuda de salud, ropa y visitas.

El abandono puede ser intencional o involuntario. Es intencional cuando es una decisión consciente del cuidador de privar a las personas mayores de la satisfacción de necesidades básicas o de asistir a las necesidades personales esenciales. El involuntario es el fracaso del cuidador para proporcionar la satisfacción de las necesidades básicas debido al conocimiento inadecuado de necesidades o enfermedad del cuidador.

El maltrato médico esta conformado por : la denegación de fármacos o su mala administración; por malos tratos sociales o ambientales que incluyen la privación de servicios humanitarios; aislamiento no deseado; violación de derechos.

El autoabandono se produce cuando las personas mayores por opción o por la falta de conocimiento , viven de manera tal que desatienden su salud o la seguridad ; a veces este descuido pone en riesgo a otros. Se denomina

» Sindrome de Diógenes», se identifica a través de señales tales como : deshidratación, desnutrición, hipotermia, suciedad excesiva o mal olor, ropa inadecuada, ausencia de dentadruas, llagas, negativa para medicarse o mal uso de éstos.

La negligencia puede ser pasiva o activa. La pasivaconsiste en dejar solo a la persona mayor, aislado u olvidado; no proporcionandole alimentación o atención médica. La negligencia activa supone la privación de artículos necesarios en la vida diaria, la denegación de recursos vitales y la no provisión de cuidados a aquellas personas físicamente dependientes, deshidratación, mala alimentación , lentes rotos…

A nivel social también podemos destacar dos formas de maltrato, son aquellas denominadas como el viejismo y el infantilismo.

Viejismo, muestra una profunda y asentada dificultad por parte de los jóvenes y los de la mediana edad, así como un rechazo personal y un disgusto por envejecer, enfermar , y quedar discapacitado, y el miedo por la falta de poder , la no utilidad y la muerte.

Infantilismo propone que los viejos vuelven a ser niños y hay que tratarlos como tales. Por eso se les cuida y se le vigila y se decide por ellos/as. Esta condición lleva de suyo una actitud de conmiseración y lastimosamente, las mismas personas de edad la van asumiento como una verdad absoluta.

Las dos formas de representación social son igualmente discriminatorias y niegan la individualidad y el derecho a la diferencia.

La situación de alerta debe ser ejercida por todos: familia, profesionales, asociaciones y sociedad en general. Por lo que respecta a las personas mayores es conveniente encontrar la forma de poder salir de su aislamiento, buscando interlocutores válidos a los que expresar sus inquietudes, sus temores y prevenir de esta forma situaciones que acaben en maltrato.

Las consecuencias que han supuesto los abusos económicos , las humillaciones, la vulneración de sus derechos más fundamentales, la infantilización o las agresiones sexuales, es decir, el impacto que los distintos tipos de malos tratos hayan podido causar a la persona mayor, no suelen detallarse. Las victimas pueden surgir multitud de secuelas mucho más difíciles de apreciar, pero igualmente graves a corto y largo plazo.

A pesar de todo, se apunta que la violencia y los malos tratos a los mayores, tanto en el medio familiar como en el resto de lo visto anteriormente cada día está más vigilada y gracias a la colaboración de todos podemos conseguir que la persona mayor no caiga en el olvido