La importancia de cómo cocinamos los alimentos

Silvia Díaz Sotero, Técnico Superior en Nutrición

¿Conocemos las consecuencias de no cocinar adecuadamente los alimentos? Es muy importante que toda la población conozca cómo debe cocinar sus alimentos para sacarle a éstos el máximo partido posible.

Estamos en una sociedad en la que, bien por motivos de trabajo, o bien por motivos económicos hemos dejado a un lado la alimentación. Algo tan sencillo como es cocinar de forma correcta nos influye directamente en nuestra salud y no siempre lo es de forma beneficiosa. Hay días en los que estamos cansados, vamos al médico y se nos hace tarde y no hemos preparado comida, hoy toca comer en el trabajo y, ¿de qué tiramos?, de alimentos precocinados, de fritos, pedimos una pizza, etc.

El hecho de abusar de los fritos nos influye y de forma muy negativa en nuestra salud, hace que nos suba nuestro temido colesterol, que nos suba la tensión, favorece la obesidad, y adónde nos lleva, a aumentar el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares (aterosclerosis, infarto de miocardio…).

La forma más saludable de cocinar los alimentos es al vapor, a la plancha, al horno, ya que de esta forma conseguimos mantener los niveles de colesterol, nos ayuda a que tengamos un peso saludable o, si tenemos sobrepreso, que no lleguemos al extremo de la obesidad. Pero ojo, que aunque esta sea la forma más saludable no debemos pasarnos en el tiempo de preparación de los alimentos: alimentos que estén demasiado “quemados” pueden resultar cancerígenos, al mismo tiempo que pierden propiedades.

En cuanto a cocinar al vapor, cuando mantenemos los alimentos a temperaturas demasiado elevadas podemos destruir las vitaminas, por eso puede resultar útil el utilizar el agua en la cual cocinamos los alimentos ya que en dicha agua quedan restos de vitaminas y minerales.

En conclusión, dejemos a un lado los fritos (que si es cierto que nos gustan mucho y para salir del paso en alguna ocasión nos vienen muy, pero que muy bien) y empecemos a utilizar o utilicemos más otros métodos de cocinar los alimentos: ganaremos en salud y seremos un ejemplo para las nuevas generaciones.