Feliz Navidad, también para nuestros Mayores.

Jesús Muyor Rodríguez, Director de Innovación, Comunicación y Desarrollo.

Casi nadie duda que esta época del año es especial. Un espíritu diferente parece adueñarse del ambiente de los hogares, las personas, las calles y de casi todo de lo que nos rodea. Aunque las preocupaciones, pérdidas y situaciones difíciles vividas durante el año continúan durante estos días, todo se vive de diferente manera. Hacemos el esfuerzo, a veces prácticamente imposible, de disfrutar de unas fiestas que den sentido al llamado ‘espíritu de la Navidad’.

Pero ¿Cómo afrontan las Personas Mayores estas fechas?

Estos días, son unos días donde todo se magnifica. Los sentimientos subjetivos percibidos florecen con mayor fuerza en un ambiente propicio para ello. Y la Navidad lo es. Por eso, la soledad sufrida por nuestros mayores se intensifica cuando el contexto social nos conduce a reunirnos y compartir espacios con la familia, amigos y gente deseada.

Los últimos datos publicados nos arrojan cifras para la reflexión: más de  1,5 Mayores pasarán completamente solos las fiestas navideñas. Pero también, un alto índice, aunque estén acompañados de familiares, se sentirán en un estado de ánimo depresivo, con cuadros de ansiedad y depresión reforzados por la apreciación subjetiva de soledad.

¿Cómo combatir la soledad de las Personas Mayores?

Durante esta época se intensifican los programas sociales de apoyo y atención ante situaciones de soledad. Son refuerzos puntuales que en ningún caso deben suplir las actuaciones de prevención. No obstante, estas iniciativas públicas y privadas, sin están bien planificadas, pueden ser una alternativa positiva para gran parte del colectivo. En el conjunto de estas actividades podemos encontrar desde voluntariado hasta programas intergeneracionales entre colegios y diversos centros de atención a la dependencia.

Pero no debemos olvidar esa parte de nuestros Mayores, que son más nuestros que ningún otro: los familiares.

Los ritmos de vida, la configuración de las celebraciones o, incluso, el poco interés que mostramos hacia nuestros familiares mayores pueden provocar situaciones muy discriminatorias y negativas hacia los seres queridos.

Tenemos que vivir y convivir la Navidad con las Personas Mayores. Debemos aprender y descubrir la figura y el rol tan importante que los familiares de mayor edad tienen en estas fechas. Mayores y pequeños están llamados a ser los protagonistas de estos días.  Pero muchos se preguntan cómo hacerlo. Y la respuesta en bien sencilla: disfruta de ellos y con ellos de la misma manera que te gustaría que en un futuro disfruten de ti.

Y si esto nos es suficiente, aquí van algunos consejos:

  • La Navidad es un buen momento para retomar o iniciar cualquier tipo de relación positiva con nuestros seres queridos. Y si ya la tienes, hazla más intensa. Lo bueno nunca es demasiado.
  • Planifica la Navidad con todos los miembros que vivan en tu mismo hogar: si tienes niños pequeños sabrás a lo que me refiero. Igualmente si el lugar dónde ir, las actividades para realizar, las cosas que ver, los horarios… si casi todo está influenciado por tus hijos, piensa que nuestros mayores también se merecen toda nuestra atención y deben tener la posibilidad de realizar actividades con nosotros, desde montar el árbol o el Belén hasta realizar ese viaje tan esperado.
  • La cocina y la comida es importante para todos: Gran parte de nuestro tiempo en estos días gira en torno a las comidas de Navidad. Tenemos que pensar en los tipos de alimentos para nuestros familiares mayores, pero también en sus gustos, elaboración… con el objetivo de disfrutar de ese acontecimiento tan especial.
  • Los Mayores también tienen amigos: No lo olvides. Puedes facilitar el contacto con sus amistades con una simple llamada de teléfono, acordar un día para que realicen un almuerzo, acompañarles al lugar donde queden o, incluso, realizarles una sorpresa retomando alguna amistad del pasado. En esto las nuevas tecnologías y las redes sociales pueden ayudarte mucho para encontrar ese gran amigo que tu familiar hace algún tiempo dejó de saber de él.
  • Acortar distancias entre miembros de la familia: una video-llamada por internet puede ser una actividad muy especial para nuestros mayores. Aprovecha la utilidad de esas plataformas tan conocidas para nosotros como un puente de unión para fomentar momentos especiales.

En cualquier caso, como no existe una única Navidad, los consejos son tan diversos como formas de disfrutar y vivir esta época del año. Pero el sentido de la Navidad solo tiene sentido si le mostramos, a nuestros Mayores, el apoyo, interés, respeto, atención y compañía que se merecen.

En definitiva disfrutar de la Navidad con nuestra familia y amigos de la mejor manera posible porque este momento jamás volverá a repetirse.

¡Feliz Navidad!

Jesús Muyor Rodríguez

Director de Innovación, Comunicación y Desarrollo

Faam Almería.