El lado oscuro de los FAAM de Oro

Valentín Sola Caparrós, Presidente de FAAM

El 3 de diciembre, celebramos el Día Internacional de las Personas con Discapacidad, como cada año y este en su XI edición, vamos a celebrar la gala de los FAAM de Oro.

En este acto reconocemos la labor de distintas personas e instituciones que han destacado por su implicación con la sociedad en favor de las personas con discapacidad.  Con cada FAAM de Oro ponemos la luz sobre ejemplos de personas u organizaciones, que han brillado y brillan por su compromiso con la sociedad. ¿PERO ALGUIEN SE HA PREGUNTADO QUE HAY DETRÁS DE ESOS RECONOCIMIENTOS?  Mi respuesta seria; sombras, las sombras de estos premios están en la propia existencia de los mismos. Cada reconocimiento es también la afirmación de una ausencia de consciencia por parte de nuestros políticos que se refleja en nuestra sociedad. Cuando entregamos el FAAM de Oro en cualquiera de sus categorías, como por ejemplo en el de accesibilidad, el de salud, el de empleo o en educación,  estamos también mostrando la debilidad de nuestra sociedad en la conquista de lo cotidiano, en la igualdad de oportunidades de todos los seres humanos. Esa conquista de lo diario, quiero decir con esto, la oportunidad de elección de las personas con cualquier discapacidad,  solo puede llegar con un sistema que promueva la accesibilidad universal, que apueste por  medidas eficientes para la inserción laboral, que invierta en investigación, en  educación, o cuando se defienda el acceso a un sistema de salud pública de calidad con garantías para todos y todas con independencia de sus recursos económicos.

En mi opinión, continuaremos entregando con gran orgullo los FAAM de Oro a personas y entidades concienciadas por avanzar y, lamentablemente seguirá existiendo el lado oscuro marcado por nuestros líderes. ¿CUANTO AÑOS MÁS, DÉCADAS, SIGLOS, LE QUEDA AL LADO OSCURO?