¿Cómo hacer de nuestro hogar un lugar más accesible?

Juan Madrid, Aparejador y Experto en Accesibilidad

Cuando hablamos de hacer nuestro hogar más accesible tenemos que tener en cuenta dicha accesibilidad no solo en el interior de la vivienda, sino también la accesibilidad desde el exterior, es decir, zonas comunes en el caso de viviendas plurifamiliares o el acceso desde la vía publica en el caso de la viviendas unifamiliares.

Las zonas comunes de acceso a la viviendas, en el caso de edificios, deben reunir una serie de condiciones que permitan el normal uso a cualquier persona, independientemente de sus limitaciones.

El primer problema que nos encontramos en el acceso a los  portales de viviendas suele ser la existencia de un peldaño de acceso, una puerta de entrada muy pesada, un portero a mucha altura, una puerta de ascensor estrecha, peldaños para acceder a la zona donde está ubicado el ascensor, etc. Todos estos impedimentos que nos encontramos son los primeros que habría que tener en cuenta a la hora de hacer nuestros hogares más accesibles, y como es lógico afectan a la totalidad de los inmuebles del edificio.

Por tanto los portales de los edificios de viviendas deben reunir los siguientes requisitos mínimos:

  • Acceso desde el exterior al mismo nivel, o bien con rampas de acceso con la pendiente adecuada.
  • Puertas de acceso con ancho suficiente, de fácil apertura y con las manivelas o tiradores adaptados y a la altura adecuada.
  • Porteros o videoporteros a una altura adecuada para ser utilizados por personas en silla de ruedas.
  • Recorridos interiores accesibles con ancho suficiente , sin desniveles o escalones.
  • Ascensores accesibles y con dimensiones adecuadas y botoneras a altura accesible.
  • Buzones a una altura adecuada.

Una vez dentro de nuestra vivienda, como es lógico ésta debe de estar en un solo nivel y, si no fuese así, contar con las oportunas rampas o mecanismos que permitan a personas con movilidad reducida el poder acceder a los distintos niveles.

Los  aspectos a tener en cuenta para hacer el interior de nuestros hogares mas accesibles son básicamente los siguientes:

  • En primer lugar, los anchos de puertas con un mínimo de 80 cm., de fácil apertura y mecanismos de cierre fáciles de utilizar.
  • Los pasillos de la vivienda que tengan un ancho mínimo de 1,00 m.
  • Todas las estancias de la vivienda (dormitorios, baños, cocina etc.) tienen que tener el mobiliario de forma que siempre quede dentro de la estancia un espacio libre donde se pueda inscribir un círculo de 1,50 m. de diámetro, lo cual permite que una persona en silla de ruedas pueda hacer un giro sin problemas.
  • Todos los mecanismos eléctricos deben estar colocados a una altura fácilmente accesible, entre 70 y 90 cm. del suelo.
  • Baño con plato de ducha a nivel, barras de apoyo en zona de inodoro, lavabo sin pedestal y espacio suficiente.

Por último, está la domótica que, aplicada a nuestras viviendas, nos facilita el uso y control de las instalaciones o elementos de la vivienda tales como:

  • Control de la iluminación.
  • Apertura de puertas, persianas, toldos  y ventanas.
  • Control de climatización.
  • Control de electrodomésticos.
  • Control de instalaciones de agua, electricidad y gas.
  • Control de alarmas de seguridad .

La domótica tiene infinidad de aplicaciones que nos permite adaptar las viviendas en función de las necesidades de cada persona.

Recordamos que la Federación Almeriense de Asociaciones de Personas con Discapacidad «FAAM» presta Servicio de Consultoría y Asesoramiento en materia de Accesibilidad. Ante cualquier duda por favor contactar con la FAAM en C/ Granada, 190, Residencial «La Cartagenera», Local D-2, 04008 Almería, en el teléfono 950273911 o en el e-mail

faam@faam.es