Las nuevas tecnologías y su uso en la afectación del lenguaje y la comunicación

Encarnación del Mar Sarabia, Maestra de Audición y Lenguaje

Cuando miramos al presente, nos damos cuenta que al ojear a nuestro alrededor nos vemos rodeados de nuevas tecnologías, de las cuáles muchas utilizamos para comunicarnos.

La comunicación la entendemos “como el  proceso mediante el cual se transmite información de un emisor a un receptor. El proceso comunicativo implica la emisión de señales  (sonidos, gestos, señas, etc.) con la intención de dar a conocer un mensaje. Para que la comunicación sea exitosa, el receptor debe contar con las habilidades que le permitan decodificar el mensaje  e interpretarlo. El proceso luego se revierte cuando el receptor responde y se transforma en emisor (con lo que el emisor original pasa a ser el receptor del acto comunicativo). Proceso por medio del cual dos o más animales, casi siempre de la misma especie, se intercambian informaciones. El medio de comunicación puede ser una señal acústica, química, óptica, ultrasónica; en general, cada especie recurre a varios tipos de señales según los tipos de comunicación”.

En el caso de los seres humanos, la comunicación es un acto propio de la actividad psíquica, que deriva del pensamiento, el lenguaje  y del desarrollo de las capacidades psicosociales de relación. El intercambio de mensajes (que puede ser verbal o no verbal) permite al individuo influir en los demás y a su vez ser influido.

Por lo tanto si nos encontramos con un trastorno en la comunicación (trastornos específicos del desarrollo del habla y del  lenguaje), nos referimos a la “dificultad para recibir, enviar, procesar y comprender los conceptos o los sistemas simbólicos verbal, no verbal y gráfico”. (American Speech-Language-Hearing Association, 1993)

Entonces, ¿Por qué es tan importante la comunicación? ¿Qué pedimos con ella?  El ser humano necesita comunicarse, necesita escuchar y ser escuchado; pero, ¿qué pasa si nos privan de ese placer? ¿Qué pasa si nos vemos impedidos de comunicación? Desgraciadamente, aunque ya no es tan limitante, hay personas que tras tener un trastorno específico de la comunicación desde el nacimiento o siendo éste provocado por un problema neurológico en la adultez, necesitan comunicarse, seguir viviendo su día a día, entendiendo y siendo entendidos por aquellos que forman parte de su mundo, y que los que no lo son, lleguen a formar parte de él algún día.

La era de las nuevas tecnologías nos facilita el aprendizaje del uso de la comunicación por más vías que no sea la oral, hoy en día los teléfonos móviles, las tabletas y otros aparatos portátiles nos permiten llevar la comunicación más allá de lo hablado cara a cara.

Porque ¿qué son las nuevas tecnologías? ¿qué entendemos por nuevas tecnologías? Las nuevas tecnologías hacen referencia a las nuevas técnicas que han surgido en los últimos años dentro de los campos de la informática y la comunicación. Una serie de instrumentos y de posibilidades que hacen más fácil la vida del hombre en algunos aspectos y que le ayudan en esta era de cambios y velocidad en la que vive. Por ello la informatización de la educación, nos ha ayudado a aquellos que nos dedicamos a tratar o trabajar con los trastornos de la comunicación, a crear métodos o recursos que nos facilitan la posibilidad de crear herramientas o al menos a utilizarlas, adaptándolas a aquellas personas que las necesitan para comunicarse, para dar a conocer sus ideas, sus peticiones, sus sentimientos… de la manera más fácil para ellos y los que le rodean.

Una persona que pierde la comunicación, o que no la tiene, la busca y encuentra la mejor manera que se adapta a ella. Las nuevas tecnologías ayudan a encontrar esta manera, y además, de su uso para comunicarnos despertamos otros aspectos del lenguaje que en ocasiones olvidamos. La lectura y escritura, además del reconocimiento pictográfico y auditivo nos ayuda a facilitar el uso de estas tecnologías en el ámbito de la comunicación.

Los sistemas alternativos o aumentativos de comunicación son aquellos que nos permiten comunicarnos de una manera que no sea la oral (alternativa), o complementar la comunicación oral con ayuda (aumentativa), las nuevas tecnologías nos facilitan estos dos sistemas haciendo que la comunicación sea un hecho y no un impedimento.

La integración de las TIC (Tecnologías de la Información y la Comunicación) en la educación, y a su vez en otros campos más específicos como la rehabilitación fuera del ámbito escolar, ha tenido como consecuencia la creación de infinidad de aplicaciones que pueden ayudar a los/as especialistas en su labor cotidiana, además ayuda a motivar a los pacientes debido a que aportan un material de enseñanza que resulta más ameno, atractivo y moderno. La forma en que los/as especialistas incorporen estas nuevas tecnologías a la práctica cotidiana de sus sesiones, dependerá de la confianza que generen las primeras experiencias con estas nuevas tecnologías, es decir, si resultan exitosas o no.

¿Cómo evaluamos si una nueva tecnología o sistema aumentativo o alternativo de la comunicación es el adecuado? Dentro de las competencias básicas destacamos la  lingüística; la competencia se adquiere a través de la resolución de tareas, y dichas tareas son las que hacen que las personas utilicen los recursos de los que dispone, los combine y los integre. Por ello, la evaluación de esta competencia se realizará además de las evaluaciones pertinentes con el uso de baterías específicas; a través de las tareas realizadas, mediante la observación sistemáticas y aplicando los criterios de evaluación adecuados, tanto con las actividades que se propongan, como a las características psicoevolutivas de los/as pacientes.

La competencia lingüística hace referencia a la utilización  del lenguaje como instrumento de comunicación oral y escrita, de representación, interpretación y comprensión de la realidad, de construcción y comunicación del conocimiento y de organización y autorregulación del pensamiento, las emociones y la conducta. Los conocimientos, destrezas y actitudes propios de esta competencia permiten expresar pensamientos, emociones, vivencias y opiniones, así como dialogar, formarse un juicio crítico y ético, generar ideas, estructurar el conocimiento, dar coherencia y cohesión al discurso y a las propias acciones y tareas, adoptar decisiones, y disfrutar escuchando, leyendo o expresándose de forma oral y escrita. Todas estas habilidades han de ser evaluadas, junto con la comunicación, la conversación, la búsqueda y el procesamiento de información, las entrevistas, la exposición, el diálogo, la escucha y la expresión escrita, por lo que los criterios de evaluación habrán de ser acordes a todas ellas.

Y si se observa alteración en uno o varios de los campos anteriormente mencionados, se llevará a cabo la realización de la herramienta adecuada para que la competencia lingüística sea lo más precisa posible, o al menos que cumpla parte de sus funciones facilitando la denominada “normalidad” en la vida del/la paciente. Cada especialista busca la manera de que la persona pueda comunicarse de la forma que sea más útil y sencilla, además de procurar que dicha comunicación pueda realizarse fuera de su ámbito habitual. Para ello la era de las nuevas tecnologías nos ayuda con dispositivos o materiales sencillos de transportar, y a su vez de programas que nos permiten llevar a cabo dicha acción.

Las nuevas tecnologías están presentes en todas las dimensiones de la vida, han revolucionado todos los ámbitos y claro está, también han afectado al tratamiento de la rehabilitación de la comunicación en trastornos específicos del habla y del lenguaje. Hablar de la introducción en la rehabilitación o tratamiento de dichos trastornos no es simplemente introducir un soporte informático en la vida del/la paciente, sino procurar el objetivo  de crear nuevos entornos de aprendizaje en los que los/as pacientes puedan construir su propia comprensión y desarrollar sus propias habilidades. Actualmente los/as pacientes tienen una posición más activa y autónoma en su proceso de aprendizaje o manejo de las TICs, puesto que toda persona tienen la capacidad para aprender y disponen de múltiples y variadas fuentes de información.

La sociedad actual de la comunicación, información y conocimiento ha traído consigo sistemas, productos y servicios que ha supuesto nuevas formas de interactuar entre nosotros y con el medio que nos rodea. Las nuevas tecnologías se han desarrollado para hacernos la vida más fácil y posibilitar mayores y mejores interacciones. Para las personas que presentan trastornos comunicativos pueden y deben ser una importante contribución a su autonomía y relación en las diferentes situaciones de la vida.  Igualmente debemos tener presente que muchos de los diseños en nuevas tecnologías son universales, y que existen casos en los que no pueden utilizarse como tal; por ello es necesario el diseño de dispositivos, materiales o herramientas adaptados a estos casos en concreto.

Da igual la edad que tengamos, la discapacidad, trastorno específico del lenguaje y la comunicación… el uso de las nuevas tecnologías nos facilita e integra en una sociedad informatizada donde la comunicación es uno de los elementos más importante, y el cual nos permite ir de lado a lado del planeta.