Cómo prevenir un golpe de calor, el cuidado de los mayores ante las altas temperaturas.

Fco. Javier López-Gay Orts. Enfermero FAAM

La exposición a temperaturas ambientales muy elevadas puede provocar una respuesta insuficiente del sistema termorregulador. En ello influye la edad, ya que la población mayor de 65 años es más vulnerable a estas altas temperaturas por una mayor dificultad de control de los mecanismos de regulación de la temperatura.

Dentro de la población mayor de 65 años debemos tener en cuenta que hay patologías que acrecientan la sensibilidad ante el calor como la obesidad, las enfermedades respiratorias y cardíacas o la administración de medicamentos diuréticos, hipotensores, antidepresivos, psicótropos,..

¿Por qué es importante controlar el calor extremo?

Las temperaturas muy extremas producen una pérdida de líquidos y de sales minerales necesarias para el organismo. Las personas afectadas de algunas enfermedades crónicas pueden sufrir deshidratación y agotamiento. Si esta situación se mantiene, puede tener graves consecuencias para la salud. La exposición al calor intenso tiene repercusiones muy graves para la salud.

Efectos sobre la salud

La exposición a elevadas temperaturas provoca efectos directos en el organismo. De menor a mayor gravedad podríamos incluir:

  • Stress por calor, definido como las molestias y tensión psicológica asociada con la exposición a elevadas temperaturas.
  • Agotamiento por calor, que es una moderada enfermedad debida a la pérdida de agua y/o sal. Los signos y síntomas incluyen intensa sed, debilidad, mal estado general, ansiedad, vértigo, mareos, y dolor de cabeza. La temperatura corporal puede estar normal, por debajo de lo normal o ligeramente elevada (< 40º).
  • Finalmente, el golpe de calor es una enfermedad / síndrome caracterizada por una elevada temperatura corporal de origen central, que se incrementa por encima de 40º C, y con una disfunción del sistema nervioso central que resulta en delirio, convulsiones o coma.

¿Qué hacer ante estos efectos?

Si nos encontramos a una familiar o conocido con estos signos y síntomas debemos llamar a los servicios de emergencia (112 o 061), y mientras llegan tenemos que:

  • Colocar a la persona en un sitio fresco
  • Mojar sus ropas con agua y abanicar
  • Si está consciente, incorporarlo y darle de beber agua
  • Si está inconsciente colocarlo de lado

Unos consejos… ¿Qué debemos hacer para prevenir los efectos del calor?

  • Debemos tomar agua aunque no tengamos sed, un vaso cada 2 horas, zumos y/o bebidas frescas. No debemos tomar bebidas con alcohol.
  • Tenemos que evitar las comidas calientes y pesadas.
  • Permanecer en los lugares más frescos de la casa y usar algún tipo de climatización (ventiladores, aire acondicionado). Cerrar las ventanas y cortinas de las fachadas expuestas al sol y abrirlas de noche para que corra el aire.
  • Tomar baños y duchas y utilizar toallas húmedas sobre la piel para refrescarse.
  • Debemos evitar salir en horas de calor extremas, desde el mediodía hasta el atardecer
  • (12–19h) y si tenemos que salir nos debemos proteger la cabeza con una gorra o sombrilla, caminando por la sombra, usando ropa holgada y de colores claros y siempre consigo una botella de agua.
  • Tenemos que evitar las actividades deportivas y así disminuir la actividad física en las horas de más calor.

Información Salud Responde: 902 50 50 60

Centro Coordinador de Urgencias: 902 50 50 61

Información extraída del “PLAN ANDALUZ PARA LA PREVENCIÓN DE LOS EFECTOS DE LAS TEMPERATURAS EXCESIVAS SOBRE LA SALUD 2015”