¿Somos lo que comemos?

on Miércoles, 12 Marzo 2014.

Roberto Soladana, Tecnólogo de los alimentos

El nivel de salud está condicionado por factores genéticos y ambientales en los que la alimentación es la variable externa más importante. 

Una alimentación saludable debe satisfacer todos los requerimientos nutricionales e incorporar valores culturales, gastronómicos y de satisfacción personal.

Los motivos por los que comemos son evidentes: saciamos nuestro apetito, satisfacemos nuestras necesidades energéticas, mantenemos y hacemos que nuestras estructuras corporales se desarrollen y regulamos procesos vitales  para el buen funcionamiento del organismo; pero no debemos olvidar que comiendo también tenemos que disfrutar. Una dieta monótona y poco variada va a ser una dieta desequilibrada y que no nos va a aportar todos los nutrientes que nuestro organismo necesita.

Está comprobado científicamente que los desajustes alimentarios serán la principal causa del desarrollo precoz de enfermedades crónicas  y degenerativas.

Alimentos buenos y malos

Catalogar un alimento como “bueno” o “malo” no es una buena afirmación. En realidad no existen alimentos buenos ni alimentos malos, sino que existen malas proporciones en la ingesta de estos alimentos. Por ejemplo, los alimentos que nos encontramos en la cúspide de nuestra pirámide nutricional, como refrescos, snacks, pasteles, etc. podremos consumirlos, pero con una frecuencia ocasional, es decir, no debemos consumirlos todos los días.

5 comidas al día

Nuestro cuerpo es como una máquina que constantemente consume energía y como tal necesita que le suministremos combustible para que ese funcionamiento sea lo más óptimo posible.

Si solo comiésemos tres veces estaríamos dejando pasar mucho tiempo entre comida y comida, nuestro hambre aumentaría y en la siguiente comida comeríamos compulsivamente.

Por ello, debemos habituarnos a tomar algo a media mañana y a media tarde para así no llegar al almuerzo y/o cena con un hambre desmesurada.

Claves para una alimentación sana

Modificar algunos hábitos puede ser esencial para llevar a cabo una dieta sana, variada y equilibrada:

  • Elegir los métodos de cocción más saludables, evitando aquellos con exceso de grasa y azúcares.
  • Si se hace algún exceso en alguna comida compensar con una alimentación ligera al día siguiente.
  • Elegir alimentos de temporada, son más frescos,  baratos y además en pleno estado nutritivo. 
  • Evitar los acompañamientos y guarniciones grasas. 
  • No picotear entre horas. Esto se logra respetando las 5 comidas diarias.
  • Comer despacio, para que el cerebro reciba así la señal de saciedad y comamos menor cantidad. 
  • Beber agua, mínimo un litro y medio, pero sin caer en excesos.
  • Reducir en lo posible dulces, alcohol y refrescos con azúcar. 
  • Desayunar adecuadamente regula el resto de las comidas del día. Nunca saltarse esta comida. 
  • Sustituir la comida rápida por la hecha en casa. 
  • Tomar menos sal, limitando por una parte el consumo de sal en sí y, por otra,  de  alimentos ricos en sal
  • Combinar una alimentación sana con el ejercicio físico en la medida en que cada uno pueda.
  • Comer debe ser un placer. Hay que esmerarse en la elaboración pero también en la presentación de los platos

Importancia de la planificación de un menú

Como ya hemos comentado,  no existen alimentos buenos ni malos, todos aportan nutrientes que podemos necesitar. Por lo tanto, para conseguir una alimentación sana y equilibrada tenemos que conseguir combinar los alimentos en las cantidades y proporciones adecuadas. Para conseguir este propósito lo más fácil es diseñar un menú. A la hora de planificar el menú tendremos que tener en cuenta que los menús deberán ser placenteros, nunca monótonos, flexibles y cómodos de preparar y de comer.

La nutrición es una ciencia que avanza día a día pero a la que aún  le falta mucho por descubrir. Aun así se puede afirmar que existe una relación muy estrecha entre  nutrición y salud. 

Como bien hemos comentado, una alimentación equilibrada y saludable mejora y mantiene la salud de las personas, ayudando a prevenir múltiples enfermedades, por lo que es importante concienciar de la importancia de seguir una alimentación sana, para estar bien nutridos y tener una buena calidad de vida. 

Por lo tanto, podemos afirmar que verdaderamente somos lo que comemos.

Comments (0)

Leave a comment

You are commenting as guest.

Compártelo

primi sui motori con e-max.it