Prevención de accidentes domésticos

on Miércoles, 19 Marzo 2014. Posted in Actualidad

Antonio Martínez Cámara, Técnico en Prevención de Riesgos Laborales

Dado que en el hogar es donde pasamos muchas horas a lo largo de nuestra vida, es allí donde también existen posibilidades de que surja algún accidente de cualquier tipo. 

Sin embargo, no todos los miembros de la familia tienen las mismas posibilidades de sufrir un accidente. Hay dos colectivos de personas que los sufren con mayor frecuencia: 

  • Los niños menores de cinco años.
  • Los ancianos mayores de sesenta y cinco años.

La edad y su situación en la vida les convierten por su ignorancia, despreocupación, debilidad y características mentales en los más indefensos y vulnerables. No obstante, los consejos que facilitamos son válidos para toda  la familia. 

Consecuencia de los accidentes

Diversos estudios reflejan que en los accidentes domésticos sufridos, por orden de incidencia, son las siguientes: 

  • Caídas. 
  • Intoxicaciones, alergias e irritaciones. 
  • Quemaduras.
  • Incendios y explosiones.
  • Electrocución.
  • Asfixia respiratoria.
  • Golpes y atrapamientos.
  • Heridas.

En el hogar pueden sufrirse numerosos accidentes, sin  embargo, podemos emprender una serie de acciones que, sin duda alguna, convertirán nuestros hogares en un lugar más seguro. 

Ante todo, es fundamental que exijamos y busquemos aquellas seguridades que podríamos denominar básicas. Como las referentes a la electricidad y el gas. Sus instalaciones deben ser seguras, respetando las normas que las autoridades dictan. 

Por otro lado, debemos aumentar la atención y el cuidado, no sólo a nivel personal, sino hacia los dos colectivos mencionados: los niños y los ancianos. Por último, y esto nos incumbe a todos, debemos seguir hábitos seguros en todo lo que concierne a los aparatos, productos, instalaciones y situaciones que en el hogar se van sucediendo. 

Caídas

Las causas principales de las caídas suelen ser: 

  • Pavimentos poco limpios: con agua, grasas o aceites.
  • Suelos resbaladizos por el uso o porque han sido pulidos o encerados inadecuadamente.
  • Existencia de huecos abiertos o mal protegidos: ventanas bajas, barandillas de corta altura...

Para prevenir las caídas tendremos en cuenta lo siguiente: 

  • Mantenga el suelo lo más libre posible de obstáculos, sobre todo en las zonas de circulación y trabajo. 
  • Evite tener las superficies resbaladizas. Ténganse siempre limpias. Si encera el suelo, utilice cera o productos no deslizantes. 
  • En la bañera, utilice alfombras o pegatinas antideslizantes. 

Primeros auxilios en caso de caída:

  • No levantar a la persona inmediatamente; asegúrese antes de que no hay fracturas ni aturdimiento. 
  • Si hay pérdida de consciencia [y golpe fuerte en la cabeza, la espalda o el tórax]. 
  • Si se trata de un golpe fuerte sin herida externa (contusión). 
  • Si se trata de un golpe fuerte con herida externa (traumatismo) y hemorragia.
  • Si se trata de un golpe fuerte con fractura de algún hueso. 
  • Si se trata de un fuerte dolor y deformación en una articulación (luxación). 
  • Si se trata de un dolor intenso en una articulación sin deformación de la misma (esguince). 

Intoxicaciones, alergias e irritaciones

Las causa principales de estos accidentes suelen ser: 

  • Medicamentos. 
  • Productos de limpieza. 
  • Insecticidas y productos de jardinería. 
  • Pinturas, disolventes y adhesivos. 
  • Combustibles (y productos derivados de la combustión). 
  • Productos de perfumería y cosmética. 
  • Bebidas alcohólicas. 

Los accidentes causados por estos productos son, en general, consecuencia de su ingestión y, más raramente, de su inhalación o contacto con la piel. 

Para su prevención usaremos estas normas generales:

  • Guardar dichos productos en lugar seguro, fuera del alcance de los niños. 
  • Etiquetar debidamente los recipientes y a ser posible mantener los productos en sus envases originales. Presten cuidado a los envases que se parecen entre sí. 
  • Seguir las instrucciones de uso del fabricante del producto. 
  • No almacenar conjuntamente distintos tipos de productos (alimenticios, tóxicos,etc.). 

Algunas normas específicas de prevención:

  • Medicamentos: No almacenarlos en las mesillas de noche. Guardarlos bajo llave. 
  • Insecticidas y productos de jardinería: No pulverizarlos sobre alimentos, personas o animales domésticos. 
  • No permanecer en habitaciones tratadas con insecticidas hasta transcurrido un tiempo prudencial. 
  • Pinturas, disolventes y adhesivos: Aplicar con buena ventilación; no lavarse con disolventes. 
  • No permanecer en las habitaciones recién pintadas o barnizadas hasta que desaparezca el olor del disolvente. 
  • Combustibles y productos de combustión: No situar calentadores a gas en cuartos de baño ni colocarlos mal ventilados. 
  • Las estufas y braseros no deben emplearse en locales sin ninguna ventilación. 
  • No emplear estufas o braseros en los dormitorios. 
  • Cerrar la llave del paso al finalizar la utilización del gas y siempre por la noche.

Quemaduras

Las quemaduras pueden ser ocasionadas por el contacto o proyección de objetos, partículas o líquidos a temperaturas elevadas y ocurren al: 

  • Situar objetos calientes (estufas eléctricas, lámparas, hornos, tostadores de pan, etc.), en lugares accesibles a los niños o no protegidos adecuadamente. 
  • Utilizar recipientes o cuerpos calientes desprovistos de asas o mangos aislantes. 
  • Manejar objetos a alta temperatura sin protección en las manos. 
  • Cocer o freír los alimentos que dan origen a salpicaduras sin usar tapaderas. 
  • Manipular inadecuadamente pólvoras (cohetes, petardos o cartuchos). 

Cómo prevenir las quemaduras:

  • Colocar en lo posible protecciones alrededor de aquellos objetos que se encuentran calientes y que resultan accesibles necesariamente. 
  • Utilizar guantes o manoplas aislantes para mover objetos calientes o manipular dentro de un horno encendido. 
  • Evitar las salpicaduras, usando cubiertas o tapaderas mientras se cocinan los alimentos. 
  • Los mangos de sartenes, cacerolas y pucheros no deben sobresalir del mueble de cocina. 

Incendios y explosiones

Para que se inicie un incendio, sólo hace falta que se unan tres elementos que están siempre en el hogar: 

  • Aire. 
  • Combustible. 
  • Foco de calor. 

Sólo hace falta tener el descuido de aplicar un foco de calor suficiente a cualquiera de los combustibles para que se inicie un incendio. 

Cómo prevenir los incendios o explosiones:

  • No fume en la cama. 
  • Procure que los niños no utilicen cerillas o mecheros. 
  • Electricidad: No sobrecargue los enchufes con demasiados aparatos. 
  • Tenga cuidado especialmente con los de mucho consumo como radiadores, lavavajillas, lavadoras y planchas. 
  • Cualquier contacto flojo o mal contacto en una instalación eléctrica provoca calor. 
  • Almacénelos en recipientes irrompibles con indicación de su contenido. 
  • Gas: Haga revisar periódicamente su instalación por un inspector de la Compañía. 

Normas generales de prevención:

  • No deje nada cocinando en el fuego ni aparatos eléctricos de gran consumo en marcha cuando abandone su domicilio. 
  • Limpie periódicamente los filtros de la campana extractora de la cocina. 
  • Evite las corrientes de aire en la cocina que pudieran apagar el gas especialmente si está usted en otra habitación. 
  • Evite almacenar combustibles innecesarios en su casa, como ropa vieja, periódicos, pinturas, etc. 
  • Haga revisar periódicamente la chimenea y caldera de calefacción. 
  • En caso de fuga de gas no encienda ni apague luces; ventile al máximo posible y avise a la Compañía. 

Plan de emergencia:

  • Pegue una etiqueta cerca de su teléfono con los números de emergencia de su localidad (Bomberos, Cruz Roja, Policía Local, Centro Médico, etc.). 

Primeros auxilios en caso de incendios o explosiones:

  • Quemaduras. 
  • Intoxicación por humos o gases. 
  • Onda expansiva (actuar según lesiones apreciadas). 

Electrocución

En las viviendas existe un riesgo general de electrocución. 

El peligro que entraña un contacto eléctrico se hace mucho mayor cuando la persona está en ambiente mojado o descalza sobre el suelo. 

Este peligro se da en: 

  • El cuarto de baño. 
  • El lavadero. 
  • La cocina. 
  • En cualquier lugar después de fregar el suelo o regar. 

El contacto accidental de una persona con un objeto que esté en tensión se da de dos formas distintas: 

  • Cuando se tocan directamente elementos eléctricos que estén con tensión: 
  • Por existir cables pelados, con aislante defectuoso o insuficiente. 
  • Por conectar aparatos con cables desprovistos de la clavija correspondiente. 
  • Al cambiar fusibles o tratar de desmontar o reparar un aparato sin haberlo desconectado. 
  • Por manejar aparatos que carecen de tapas protectoras y, por consiguiente, tienen partes eléctricas accesibles. 

Primeros auxilios en caso de electrocución:

  • Calambrazo con quemaduras.
  • Fuerte calambrazo con pérdida de conocimiento.
  • Ver lesiones por electricidad.

Asfixia respiratoria. La asfixia, fallo de la respiración pulmonar, se explica por una falta de oxígeno en el aire o por la imposibilidad de que éste llegue a los pulmones.

El oxígeno del aire no puede llegar a los pulmones cuando las vías respiratorias queden obstruidas.

La obstrucción de las vías respiratorias puede ser externa o interna.

Asfixia

Causas principales que producen la asfixia:

  • Falta de oxígeno en los baños debido a la presencia de quemadores de gas en  estufas y calentadores. 
  • Taponamiento externo de las vías respiratorias por el vestido o la ropa de cuna. 
  • Sofocación por otro cuerpo humano (adulto) durante el sueño. 
  • Llevar en el cuello lazos o cadenas que sujetan chupete y medallas. 
  • Ropas inadecuadas: bufandas demasiado largas. 
  • Bañeras, cubos y otros recipientes llenos de agua. 

Cómo prevenir la asfixia:

  • No instalar calentadores ni estufas de gas en el interior de los baños ni en las habitaciones pequeñas mal ventiladas. 
  • Utilizar ropa de cama que imposibilite el estrangulamiento (sábanas demasiado largas, camisones, prendas con cuellos estrechos, redes). 
  • No utilizar cunas con barrotes demasiado distanciados. 

Atrapamientos y golpes 

Causas más importantes de atrapamientos por objetos móviles y golpes:

  • Desmontaje y reparación de aparatos con partes móviles en funcionamiento. 
  • Existencia de objetos con elementos cortantes o que puedan golpear, al descubierto (ventiladores sin rejilla, ascensores sin doble puerta, etc.). 
  • Cristaleras o puertas de cristal de una sola pieza sin señales que adviertan de su presencia. 

Causas más importantes de los golpes en el hogar:

Los golpes se producen generalmente con objetos fijos, como muebles, escaleras, puertas, ventanas, etc., o bien, con objetos móviles, caídas de tiestos, herramientas, estanterías, etc. 

Ambas formas de accidentes son frecuentes, pero generalmente poco graves. 

El origen habitual de los mismos es:

  • La ubicación de objetos en los espacios por los que se circula o donde se trabaja en la casa (macetas colgadas sobre la calle, armario de cocina demasiado bajo...). 
  • Utilizar herramientas inadecuadas, en mal estado o de forma inapropiada. 

Cómo prevenir los golpes:

  • No dejar armarios o cajones abiertos. 
  • Asegurar los cajones con topes en su interior para que no se caigan encima del que los abra. 
  • Procurar que todos los muebles y objetos de decoración tengan cantos redondeados, nunca aristas vivas. 
  • Utilizar puertas de comunicación con cristales transparentes o traslúcidos en las zonas donde haya tráfico abundante de personas (cocinas; balcones...). 
  • Si existen puertas de cristal de una sola pieza, utilizar algún sistema de señalización para que se advierta su presencia. 
  • Ilumine adecuadamente las zonas de circulación (pasillos, recibidores), así como las de trabajo (cocina, lavadero, garaje, etc.). 
  • Sitúe los objetos colgantes de forma estable y a la altura necesaria. 
  • No cuelgue objetos sobre la calle en balcones, barandillas, etc. 

Primeros auxilios en caso de golpes:

  • Sin herida (contusión). 
  • Con herida (traumatismo). 
  • Con fractura.
  • Con amputación.
  • Con fuerte hemorragia.

Heridas

Causas principales de las heridas

El contacto de manos y pies, generalmente, con objetos cortantes o punzantes produce cortes y pinchazos. 

Estas heridas, sin ser graves, ocurren con demasiada frecuencia y se deben principalmente a: 

  • Dejar objetos cortantes o punzantes al alcance de los niños. 
  • No guardar los objetos cortantes o punzantes una vez que han sido utilizados. 
  • No haber reparado o desechado aquellos objetos (vasos, platos, etc.), que con el uso se han convertido en parcialmente cortantes. 
  • Situar plantas punzantes (cactus) en zonas poco visibles y al alcance de los niños. 

Cómo prevenir las heridas por objetos cortantes y punzantes:

  • Colocar las herramientas en cajones con las puntas o elementos cortantes hacia dentro. 
  • Revisar y eliminar platos y vasos rotos o descantillados. 
  • Situar las plantas punzantes en lugares visibles y fuera del alcance de los niños. 

Primeros auxilios en caso de heridas 

Herida Superficial 

  • La piel

Es el órgano que recubre todo el cuerpo. Su función es de barrera protectora, impidiendo la entrada de gérmenes del exterior. Está formada por tres capas: 

  • Epidermis

Es la capa más superficial de la piel. 

  • Dermis

Está por debajo de la anterior; en ella se encuentran las glándulas sudoríparas y sebáceas, así como la raíz del pelo. 

  • Heridas
  • Contusiones
  • Traumatismos

Herida es toda pérdida de continuidad en la piel, secundaria a un traumatismo. Como consecuencia de la agresión de este tejido existe riesgo de infección y posibilidad de lesiones en órganos o tejidos adyacentes: músculos, nervios, vasos sanguíneos, etc. 

Las heridas pueden ser graves en función de una o varias de estas características: 

  • Profundidad. 
  • Extensión. 
  • Localización. 
  • Suciedad evidente, cuerpos extraños o signos de infección. 

Primeros auxilios en caso de heridas leves:

  • Cohibir la hemorragia (en su caso). 
  • Desinfección del material de curas. 
  • Desinfección de las manos del socorrista. 
  • Limpieza de la herida con agua oxigenada o con agua y jabón,del centro a la periferia. Si la herida es profunda, utilizar suero fisiológico para su limpieza. 
  • Recomendar la vacunación contra el tétanos. 
  • NO UTILIZAR directamente sobre la herida: alcohol, algodón, yodo, polvos o pomadas con antibióticos. 

Primeros auxilios en caso de heridas graves:

  • Efectuar la evaluación inicial de la víctima. 
  • Controlar la hemorragia y prevenir la aparición del shock.
  • Cubrir la herida con un apósito estéril y procurar el traslado en la posición adecuada, controlando las constantes vitales. 
  • NO extraer cuerpos extraños enclavados. Fijarlos para evitar que se muevan durante el traslado.

Comments (0)

Leave a comment

You are commenting as guest.

Compártelo

primi sui motori con e-max.it

Usamos cookies para mejorar tu experiencia en nuestro sitio web. Si quieres saber qué son las cookies y cómo eliminarlas, visita nuestra política de cookies.

  ¿Aceptar cookies de este sitio?
EU Cookie Directive Module Information