Habilidades comunicativas de los cuidadores

on Miércoles, 09 Abril 2014. Posted in Actualidad

Mª del Mar Esparza, Psicóloga

Cuando nos comunicamos estamos interaccionando entre dos o más personas con la intención de transmitir o expresar una idea, información, emoción o necesidad, y cuyo resultado es el entendimiento mutuo, el intercambio, e incluso la influencia en la conducta del otro.

En muchos casos, los pacientes dependientes, por sus condiciones de salud, ven mermadas sus aptitudes para llevar a cabo una comunicación óptima, por lo que necesitan adaptaciones para conseguirlo. Podemos encontrar personas con dificultades especiales para comunicarse debido a su propia discapacidad.

Como profesionales, familiares y/o cuidadores de pacientes dependientes debemos tener en cuenta:

  • Procurar transmitir mensajes de la manera más clara posible, evitando giros rebuscados, sintaxis complicadas, metáforas, etc.
  • Analizar qué palabras expresan mejor los conceptos que queremos transmitir y las que puedan ser comprendidas mejor por ellos/as.

  • Observar la capacidad lingüística de los residentes, lo que ayudará a saber qué conceptos pueden ser utilizados sin problemas, cuáles habrá que explicar y cuáles se deben evitar.
  • Utilizar palabras adaptadas al nivel de comprensión de los pacientes. Para ello, no usar expresiones coloquiales o extranjeras, términos técnicos, etc.
  • Prestar atención a aspectos como el volumen, la entonación, la pronunciación y la velocidad durante el discurso comunicativo.

Tanto en instituciones sociales como en la Atención a Domicilios (SAD), debemos asegurarnos de que nuestro paciente entiende perfectamente la información que queremos hacerle llegar, para ello:

  • El mensaje debe estar correctamente estructurado.
  • El mensaje debe ser claro y conciso, evitando dar pie a diferentes interpretaciones.
  • Debemos seleccionar el momento más adecuado para iniciar la comunicación, evitando situaciones que puedan entorpecer la misma.
  • Debemos comunicar sólo aquello que sabemos con certeza, evitando dar mensajes falsos o incompletos.
  • Debemos adaptar el contenido y la forma del mensaje a las características del usuario al que nos dirigimos.
  • No podemos caer en contradicciones, siendo coherentes en nuestro lenguaje verbal y no verbal.
  • Debemos prestar mucha atención al proceso de feedback, ya que a través de éste seremos conscientes de la interpretación que nuestro interlocutor ha hecho de la información y de si su grado de comprensión es el requerido.

Técnicas y habilidades aconsejables a seguir:

Siempre que una persona usuaria manifiesta serias complicaciones para el habla, debemos estar más sensibles ante otras posibles habilidades comunicativas como, por ejemplo:

  • Las frases de dos palabras que emita (un sustantivo y un verbo, por ejemplo).
  • El llanto o la risa nerviosa.
  • El señalamiento de algo con la mirada.
  • La indicación de un objeto con los dedos o la mano.

Aquellas personas con grandes dificultades comunicativas o de comprensión del lenguaje necesitaran de otros vehículos para transmitir sus pensamientos o satisfacer una serie de deseos personales, donde la palabra no sea la forma principal de interacción comunicativa.

Recomendaciones que como cuidadores/as debemos saber

Si nuestro objetivo es minimizar en lo posible las barreras presentes en la comunicación tenemos que:

  • Observar atentamente el registro expresivo de los usuarios para obtener una buena información sobre el nivel de comprensión del mensaje y el estado emocional del paciente, lo que resulta de gran utilidad durante la realización de las labores profesionales.
  • Pensar lo que vamos a decir y cómo vamos a decirlo; es decir, intentar que haya coherencia entre lo que decimos y el modo en que lo decimos, para que la interpretación de los mensajes por parte de los pacientes sea correcta y no genere desconfianza o incertidumbre.
  • Reforzar con lenguaje no verbal los mensajes verbales que lanzamos, para complementarlos.
  • Escuchar con atención, esforzarnos por entender aquello que el usuario nos comunica y hacerle sentir que está siendo comprendido.
  • Establecer una conexión con los sentimientos e intereses del paciente; intentar ponernos en su lugar y compartir sus sentimientos (empatizar).
  • Evitar que, a través de los mensajes no verbales de los cuidadores, se refuercen conductas problemáticas 

Como cuidadores/as, técnicos socio-sanitarios debemos tener en cuenta

  • El Técnico socio-sanitario del Servicio deberá comunicarse con las familias de forma directa y clara, utilizando un lenguaje sencillo y huyendo de tecnicismos; responder a las expectativas y dudas de la familia desde el primer momento, siempre en  coordinación con el equipo, ofrecerles servicios adicionales si así lo considera y/o reevaluar el diagnostico inicial, mediante seguimientos; participar en las actividades que se programen  en caso de interés y en el desarrollo de la vida diaria y disponer de mecanismos para recoger las opiniones, sugerencias y críticas… para ello, apostar siempre por la formación y el reciclaje de conocimientos, intentando ofrecer la mejor de nuestras “sonrisas” con el fín de satisfacer las demandas de nuestros pacientes/clientes 

 

Comments (0)

Leave a comment

You are commenting as guest.

Compártelo

primi sui motori con e-max.it

Usamos cookies para mejorar tu experiencia en nuestro sitio web. Si quieres saber qué son las cookies y cómo eliminarlas, visita nuestra política de cookies.

  ¿Aceptar cookies de este sitio?
EU Cookie Directive Module Information